09
Feb
2016

Titiriteros…o el límite de la libertad de expresión

La representación de la obra ante los niños fue lamentable, patetica y bestial y merece nuestra condena, pero que se meta a los dos titiriteros en prisión provisional por un delito de enaltecimiento de terrorismo se me antoja un exceso.

Por lo que hemos podido leer, la obra era ofensiva hasta llegar al surrealismo, pero por lo que también hemos podido leer, era eso: una obra. Patética, insultante y agresiva, sí, pero sólo una obra.

Estoy convencido de que este error gravísimo debería de conllevar responsabilidades políticas en el seno del Ayuntamiento de Madrid. Y me gustaría pensar que algunos de esos nuevos salvadores de la patria que nos han salido por la ultraizquierda libertaria se darán cuenta de que no todo vale para provocar.

Pero no diría lo que siento si negara que me genera mucha desazón que haya dos tipos en la cárcel por esto. Lo que han hecho me repugna, y sé que la libertad de expresión también tiene sus límites, pero no sé si aquí nos estamos pasando en el castigo, sobre todo cuando es preventivo y todavía ni han sido condenados.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *