09
Feb
2016

Titiriteros…o el límite de la libertad de expresión

La representación de la obra ante los niños fue lamentable, patetica y bestial y merece nuestra condena, pero que se meta a los dos titiriteros en prisión provisional por un delito de enaltecimiento de terrorismo se me antoja un exceso.

Por lo que hemos podido leer, la obra era ofensiva hasta llegar al surrealismo, pero por lo que también hemos podido leer, era eso: una obra. Patética, insultante y agresiva, sí, pero sólo una obra.

Estoy convencido de que este error gravísimo debería de conllevar responsabilidades políticas en el seno del Ayuntamiento de Madrid. Y me gustaría pensar que algunos de esos nuevos salvadores de la patria que nos han salido por la ultraizquierda libertaria se darán cuenta de que no todo vale para provocar.

Pero no diría lo que siento si negara que me genera mucha desazón que haya dos tipos en la cárcel por esto. Lo que han hecho me repugna, y sé que la libertad de expresión también tiene sus límites, pero no sé si aquí nos estamos pasando en el castigo, sobre todo cuando es preventivo y todavía ni han sido condenados.

 

 

05
Feb
2016

La marmota perpetua del CIS

¿Habéis hecho ya la digestión de los datos del CIS? Sí, hay que tomarlos con cautela, más si cabe cuando cada mañana nos levantamos con una noticia que hace inservible el análisis del día anterior, por muy avalado que esté por un barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas. 

Pero pensemos por un momento qué nos sugieren estas últimas encuestas electorales. Dicho con trazo muy grueso: pues simplemente que las posiciones se pueden mover algo, pero no lo suficiente como para desbloquear el atasco en el que nos hemos sumido, es decir, que seguiríamos en el mismo escenario pantanoso de un quiero y no puedo que nos tiene a todos los españoles tan enganchados a las pantallas a la espera del capítulo final que nunca llega.

Un día de la marmota perpetuo, pero con los españoles en las playas y en las piscinas.

¿Puede pasar? Ni lo dudéis. La aritmética manda. Y los números no salen ni aunque mezclemos el agua con aceite de ricino. Ni ahora, ni seguramente en julio. Veremos.

 

03
Feb
2016

A robar, que el mundo se va a acabar

Corrupción. Sí, en todas partes cuecen habas, garbanzos, gambas y gambones, pero a lo que se ve, en Valencia deben de haberse cocido todas a la vez en una marmita eterna bajo el lema de ‘a robar, que el mundo se va a acabar’.

Valencia, para desgracia de los valencianos, se ha convertido para los telediarios en sinónimo de lavadero para políticos horteras del PP decididos a convertir la Generalitat y el Ayuntamiento de la capital en la república de sus mangazos.

Triste. Terrible y catastrófico para el PP, que puso siempre de ejemplo de progreso, innovación, honorabilidad y mil y una virtudes a unos dirigentes que demostraron tener la misma moral relajada que el Vaquilla y que la banda de los Dalton. Pero también horrible para todos. Semejante muestra de desvergüenza no le hace bien a casi nadie en una democracia que no gana para sustos.

Lo único bueno de todo este descenso al averno del mangazo frenétido, que muchos de estos van a cambiar las piscinas de Marina D’Or y de Benidorm por los gimnasios de las cárceles.Y ojalá que por mucho tiempo.

02
Feb
2016

España, en empate técnico

Dos más dos son cuatro salvo en el juego de la política. La segunda ronda de consultas al Rey refrenda este principio que es cualquier cosa menos científico. Rajoy, que no tiene los votos para gobernar, se enroca en el ‘dejar hacer, dejar pasar’ que ha convertido en el lema de su vida política. Y Pedro Sánchez demuestra que es capaz de querer pactar hasta con el Partido Animalista con tal de arribar a la Moncloa. Pero la aritmética es la que es y no se mide ni por impulsos ni por tentaciones. España está en empate técnico y no hay moneda que la decante para uno u otro lado.

Rajoy juega al desgaste y Sánchez juega a todo lo que se le ponga por delante. Quién sabe. Igual pasa lo que decía Camilo José Cela: que en España, el que resiste, gana. Veremos. Lo que es seguro es que de momento quienes no ganan pero nada de nada somos los españoles.

01
Feb
2016

Menos postureo y más negociación

Casi un mes y medio desde el 20-D y ni una mísera reunión entre partidos que llevarse a la boca para hablar en serio del futuro gobierno de este país. Casi un mes y medio, y aquí nadie ha tenido aún la ‘cortesía’ de hacer algún tipo de propuesta que tenga que ver con la sanidad, con la educación, con las pensiones o con el futuro de los jóvenes que ya no saben lo que hacer para lograr un trabajo.

Postureo y poco más. Rajoy hace lo que mejor sabe (la estatua inane) y el resto se pierde en una retahíla de eslóganes, shows y ofertas delirantes con los que rellenar horas de televisiones y de redes sociales.

Bélgica estuvo casi dos años sin gobierno, dos años en los que la economía creció y el paro bajó. Pero me da que ni España es Bélgica ni los españoles somos como los belgas.

Toca negociar, pero a la voz de ya. Pero no para intercambiarse cromos, sino para hablar de los problemas reales de los ciudadanos reales, que para eso se les paga.

30
Ene
2016

¿Es Podemos un partido progresista?

Llevo unos cuantos días con una duda existencial que me gustaría esclarecer. Escucho una y otra vez decir a Pedro Sánchez que quiere explorar un acuerdo con las fuerzas progresistas de este país para la formación de un gobierno de izquierdas. Bien, Perfecto. Lo raro sería lo contrario. Lo raro es que quisiese formar un gobierno de derechas.Pero lo que ya me resulta extraño es que quiera que ese gobierno tenga como socio principal a Podemos.

Y ahí va la duda existencial que os traslado. ¿De verdad alguien cree que Podemos es un partido progresista? Porque si ser progresista es practicar una suerte de populismo pop en las televisiones y repartir carnés de decencia como si antes de su nacimiento no existieran ni la democracia ni los demócratas, entonces es que yo me he perdido algo.

29
Ene
2016

Infanta y ciudadana

A ver si me aclaro, que me estoy liando. ¿No habíamos quedado en que en este país era imposible que se sentara una infanta de España en un banquillo de acusados? ¿No habíamos quedado en que se iba a cometer un terrible agravio en su favor y que alguien la sacaría de ese banquillo donde se sienta su marido, Iñaqui Urdangarin, antes de que empezase lo serio? ¿Entonces cómo es que Doña Cristina de Borbón, hija de rey, hermana de rey y tía de una futura reina, es tratada como una ciudadana más? Mira que si va a ser que este país, con sus innumerables defectos, sigue siendo un país serio donde, pese a lo que digan los apocalípticos de turno, la justicia funciona.


P.D. Y si la justicia hubiera determinado que la infanta no se sienta en el banquillo, también seguiríamos siendo un país más o menos serio.Menos linchamientos y más dejar trabajar a los jueces.

28
Ene
2016

El oráculo de Vallecas

Pablo Iglesias es el Rappel de los votantes del puño y la rosa, la nueva Aramis Fuster de los que tienen el alma socialdemócrata. Siempre sabe lo que piensan los votantes y simpatizantes del PSOE. Lo sabe todo. Al instante. Y jamás duda. Así, el oráculo de Vallecas ha decidido estos días perdonar a los casi seis millones de votantes socialistas su apoyo a la casta capitalista y oligárquica del régimen del 78 y ofrecerles cobijo en la casa común de los leninistas que practican la revolución tuitera desde sus smartphones. A cambio, controlará medio gobierno y vigilará al otro medio desde su atalaya de profeta del pueblo. De verdad que tanta ‘generosidad’ del líder supremo me abruma.

22
Oct
2015

Los periódicos de papel y los profetas de la devastación

Hablamos de la muerte de los periódicos de papel. Hablamos hasta agotarnos. Hablamos hasta tal punto de su defunción como de un hecho indiscutible que hemos terminado por convertir el augurio en un negocio gracias al cual algunos han vivido muy bien.

Para esos algunos, esta discusión en torno al fallecimiento de los herederos de Gutenberg ha derivado en toda una industria de las profecías.

Esta industria ha prosperado en las dos últimas décadas, pero da señales de agotamiento, como si la era de los profetas de la devastación impresa llegara a su fin.

Ya casi nadie hace cálculos sobre la fecha exacta en que las rotativas se pararán. Ya nadie se para en una entrevista porque le digan en un titular que el papel es parte del pasado y que hay que abrazar internet como el nuevo grial. Los gurús han dejado de lado a los periódicos y han entendido que no se pueden dedicar un minuto más a lanzar vaticinios de videntes. Entre otras cosas, porque no se discute sobre una obviedad: ¡pues claro que la prensa de papel se está muriendo¡

¿Significa eso que la industria está cambiando? Sí, pero no nos vengamos arriba. Algunos están actuando de avanzadilla, pero la mayoría sigue enrocada en sus zonas de confort.

Los enrocados

Hay muchas razones para que esto pase, pero hay una que sobresale sobre cualquier otra. Pese al descenso imparable en las ventas de ejemplares, los números les siguen dando la razón…por ahora: la publicidad impresa sigue siendo la principal y casi única fuente de ingresos.

Podremos decirles que el problema es que tienen que centrarse en lograr que sus ingresos digitales sean superiores a los del papel, pero en la mayoría de los casos, vuestras advertencias serán tomadas como las chifladuras de un freaky que se ha creído que es Steve Jobs sólo porque lleva un smartphone en el bolsillo.

La mudanza digital tiene varias velocidades. Los consumidores van en quinta cuando los anunciantes todavía ni han arrancado el coche. Y el resultado es paradójico: en los periódicos de papel, la mayor parte de su audiencia se traslada a sus productos en la red, pero los anuncios se concentran en lo impreso.

561337969Para entender esta contradicción, hay que aplicar lo que algún experto ha llamado ‘la prueba del refrigerador’. Es muy sencilla: abrid la nevera de una familia media y separad a un lado los productos que se anuncian en soportes tradicionales y al otro los que se promocionan en nuevos medios digitales. Lo habéis acertado: se supone que casi todo el mundo se fía más de lo que se anuncia “en un papel” que “lo que se dice” en internet. Cuestión de fiabilidad.

La estrategia Loreal

No voy a negar que esto sea así, y que todos llenemos nuestras neveras sólo con productos que vemos en los periódicos (más bien me parece que se llena con los productos que salen en TV), pero no parece que el argumento sea muy científico. Más bien al contrario, se basa en una nebulosa de percepciones que podríamos calificar como la estrategia Loreal, la estrategia del “te vas a anunciar conmigo porque yo lo valgo”…aunque ese “yo lo valgo” empiece a ser sólo una cuestión de fe.

En una época donde se puede medir hasta el aire que consumimos, un periódico de papel puede decir, por ejemplo, que sus 200.000 lectores se leen todas y cada una de las 80 páginas que editan a diario, y que además lo hacen los siete días a la semana. Pensadlo bien: eso significa que cada lector se lee de media cada semana 756 páginas de periódicos, es decir, que se engulle más de 3.000 páginas de periódico al mes. Disculpadme, pero si alguien se cree que un ciudadano lee de media 36.000 páginas de periódico de papel al año, es que se ha fumado algo que no es un simple cigarrillo.

Seamos serios. Ya no es momento de más discusiones bizantinas ni de profecías, pero tampoco de vender una realidad que ya sólo existe cuando hablamos con los anunciantes . Ahora de lo que se trata es de adaptarse a un entorno que cambia por días. El mundo es el que es. La sociedad es la que es. Y la industria de la comunicación, también. Y todo lo que sea no querer amoldarse al cambio es un esfuerzo que no es que conduzca a la melancolía, es que puede conducir a medio plazo a la desaparición…incluso aunque ya no lo pregonen los profetas profesionales de la devastación.