12
Feb
2016

Lecturas púnicas

No he resistido la tentación de hacer unas cuantas chanzas sobre esta nueva entrega de la operación Púnica de Madrid. Que si Rajoy va a tener que pactar, pero con la Guardia Civil; que si deberían de incluir a los gerentes del PP en el apartado de profesiones de riesgo de este país... En fin, podríamos seguir así hasta que acabara el día, pero me parece que también es importante que resaltemos un par de cosas más en serio:

1. Si algo reafirma esto es que el Estado de Derecho sigue funcionando. Lo dije con el caso de la Infanta Cristina y lo reitero aquí: ¿Os imagináis un país donde se registra la sede central del partido que aspira a seguir gobernando la Nación? Sí, suena tremendo, pero también es positivo que las investigaciones por este caso prosigan nada menos que en medio de las negociaciones para formar gobierno. Es la diferencia entre los países que son serios y los que no lo son.

Y 2. El PP, más que una renovación, necesita una catarsis. Y la necesita por el bien de todos los que creemos en la necesidad de un partido fuerte y estable de centro derecha, pero en especial, porque se lo deben a los miles y miles de militantes y cargos honrados del Partido Popular que están soportando que se eche sobre ellos unas sospechas que no se merecen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *