09
Mar
2016

Una infanta en el banquillo

Unas cuantas preguntas sin malicia: ¿No habíamos quedado en que en este país nunca veríamos sentarse a una infanta, a la infanta Cristina, en el banquillo donde se juzga el caso Nóos? ¿No habíamos asegurado, con la rotundidad de quien tiene el Código Penal en la cabeza, que nadie sería capaz de llevar a Doña Cristina de Borbón por los líos de su marido, Iñaki Urdangarin? ¿No habíamos dicho que en este país sólo responden ante la Justicia los que no tienen quien les defienda?
Bueno, pues aquí la tenéis. Una infanta en el banquillo. Con ese rostro mortificado de quien jamás pensó que estaría donde está ahora, con algo más que la honra en cuestión y con un marido que va a pagar más caro de lo que nunca imaginó una ambición tan desmedida como alocada, arriesgada…y seguramente delictiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *