17
Mar
2016

Mucho más que una simple burla

Lo de los hinchas del PSV Eindhoven burlándose de las mujeres mendigas en la Plaza Mayor de Madrid, riéndose de ellas y aprovechándose de su pobreza para ponerlas en ridículo, son de esas imágenes que nos demuestran hasta qué bajo pueden caer algunas personas a las que podemos definir como personas por llamarlas de alguna manera, porque si algo han demostrado es que están más cerca de los monos que de los seres humanos y que algunos de los hinchas todavía no se han bajado de los árboles.

Se nos acaban los adjetivos para describir semejante indignidad. Coincidimos casi todos: se trata de una acción patética, miserable, asquerosa y todo lo que se quiera decir.

No voy a entrar en reflexiones sobre este comportamiento y sobre qué hay detrás de este tipo de actitudes.

Lo que me interesa, y lo que nos debería de interesar a todos, es que este tipo de acciones no queden sin castigo.

No pido para los hinchas de este equipo holandés que los manden a la misma isla que enviaron al conde de Montecristo. No pido mano dura. Lo que reclamo es que se cumpla la ley. Y si hay un delito de odio racial, que se actúe en consecuencia.

Igual si reciben el castigo que se merecen, otros tarados de los que pueblan las gradas de fútbol haciendo cualquier cosa menos ver fútbol, se lo pensarán dos o tres veces antes de cometer una barbaridad tan cruel como la que vimos el pasado martes en Madrid y, por cierto, también el miércoles en Barcelona de la mano de otra sarta de tarados, en este caso enfundados con la camiseta de su equipo, el Arsenal de Londres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *