24
Feb
2016

Siete ideas para un pacto ¿de investidura?

1. Primer vistazo al acuerdo Ciudadanos-PSOE para el pacto de investidura. ¿Impresión general? Un buen acuerdo, moderado, de cambio y posibilista. Más pragmático que idealista. Seguramente indignará a los puros que navegan en las aguas más radicales, pero a los templados les gustará.

2. No es tan ‘liquidacionista’ con los cuatro años del PP como pregonaba Pedro Sánchez, pero supone un punto de partida para un cambio potente tanto en el fondo como en la forma. Se nota la mano de los negociadores veteranos del PSOE y que en Ciudadanos han ido a la mayor y han preferido no enrocarse.

3. No veo yo a la militancia socialista rechazando el acuerdo. Podrían querer más, pero recoge el espíritu de lo que reclama el PSOE. Es verdad que la pregunta elegida por la dirección es muy etérea (podían haber preguntado si los militantes quieren que los pajarillos canten por las mañanas y hubieran sido más concretos), pero el documento está en internet para quien quiera leerlo. Léanlo y decidan.

4. Refleja lo que tanto se habla: algunas cesiones para llegar a un acuerdo por el bien común (contrato único por un lado, diputaciones por el otro). ¿No es lo que queríamos casi todos? Que yo sepa: no existen los acuerdos entre distintos que satisfagan al 100% los intereses de unios y de otros. En ese caso, no serían acuerdos, serian imposiciones.

5. El pacto coloca a ambos en el ‘bando’ de los que quieren construir desde el acuerdo frente a los que están en el “o yo o el caos”. O lo que es lo mismo, los sitúa en la centralidad y en el lado de que los que prefieren estar en la parte de las soluciones y no en la de los problemas.

6. Otra cosa es que les sirva, a efectos prácticos, para lograr una mayoría suficiente. Lo veo casi igual de difícil que antes. Es decir, que podríamos estar ante un pacto pro.postureo y poco más. Lo sabremos pronto.

Y 7. Ahora les toca a otros retratarse. Y no vale estar siempre a la contra. La gente quiere acuerdos. Y en ellos siempre hay cesiones. Para maximalismos, sentencias definitivas y declaraciones rotundas, ya tenemos los púlpitos de las televisiones y las tribunas de los mítines.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *