29
Mar
2016

La libertad de liarse a puñetazos

Quiero pensar que a Teresa Rodríguez la han sacado de contexto. Quiero pensar que no ha dicho lo que dicen que ha dicho. Y que si lo ha hecho, ha sido porque se ha confundido. En resumen: quiero pensar que no es verdad que Teresa Rodríguez ha comparado al dirigente de Podemos Andrés Bódalo con el poeta Miguel Hernández y quiero pensar que no ha puesto en el mismo nivel a un grande de la literatura que murió en la cárcel por sus ideas con un tipo que va a ingresar en prisión por liarse a patadas y a puñetazos con un concejal durante una protesta en su pueblo, en Jódar (Jaén).

No me alegro de que este señor entre en prisión, pero ya está bien de considerarle como un protomártir de la libertad de expresión o como la víctima de un Estado represor. Este dirigente no va a la cárcel por defender sus ideas, va porque le pegó a un concejal y porque ya acumulaba varios antecedentes violentos que han sido decisivos para mandarlo a prisión, algo que no le convierte ni en Gandhi, ni en Mandela ni por supuesto en un Miguel Hernández cuya memoria debería de tratarse con más respeto y menos ligereza.

23
Mar
2016
Foto tomada de la web de El Mundo Deportivo

El horror y el ruido

Varias consideraciones en torno a los atentados de Bruselas. La primera es de tono periodístico. Nunca como ahora tengo la sensación de que tenemos al alcance de un click toneladas y toneladas de información, de noticias, de titulares, de hastags, de alertas, de opiniones y de sentencias, pero que al mismo tiempo nos falta precisamente eso: información.

La paradoja es curiosa: cuanta más información, más ruido, pero también menos contexto. Hay que buscar y rebuscar para encontrar análisis que nos expliquen lo que está pasando. Se encuentran, pero no es fácil.

La segunda y la tercera trascienden esta visión crítica del periodismo, aunque tienen algo que ver con el griterío mediático y social que seguramente nos impida pensar.

De una parte, y aunque lo digan algunos cuyo criterio respeto y que sabe mucho más que yo de esto y de otras cuestiones, no me parece muy equilibrado insistir en que estamos viviendo una guerra de civilizaciones.

Si fuera así, ¿alguien me puede explicar porqué la mayoría de las víctimas de esta sinrazón terrorista son musulmanes? ¿no será entonces que, si acaso, lo que hay es una guerra entre los que practican una barbarie medieval y, del otro lado, los que vivimos en sociedades desarrolladas y secularizadas o los que quieren llevar también esta prosperidad y libertad a sus países musulmanes?

El problema islamista es tan complejo que la única convicción que tengo es que es que no valen los trazos gruesos para afrontar esta discusión.

Y la última consideración va para los que podríamos llamar el sector buenista, ése que, si le escuchas, parece que en vez de enfrentarnos a sociópatas llenos de odio y crueldad en realidad estamos enfrentándonos a jovencitos que lo que les gustaría es participar en Eurovisión o en la versión árabe de Gran Hermano. 

¿De verdad alguien se piensa que a estos tarados del Daesh o a esos chavales fanatizados que se suicidan en busca de un paraíso se les puede frenar con paz, amor, flores y bondad?

Que yo sepa, a estos bárbaros no se les convence, se les combate. 

P.D. Os paso un par de artículos que me han llamado la atención y que os pueden ayudar a entender algunas cosas. A mí me han servido.

Las seis razones para atacar a Occidente, de Jorge Dezcállar.

Bruselas o el temor, de Roger Senserrich.

 

 

17
Mar
2016

Mucho más que una simple burla

Lo de los hinchas del PSV Eindhoven burlándose de las mujeres mendigas en la Plaza Mayor de Madrid, riéndose de ellas y aprovechándose de su pobreza para ponerlas en ridículo, son de esas imágenes que nos demuestran hasta qué bajo pueden caer algunas personas a las que podemos definir como personas por llamarlas de alguna manera, porque si algo han demostrado es que están más cerca de los monos que de los seres humanos y que algunos de los hinchas todavía no se han bajado de los árboles.

Se nos acaban los adjetivos para describir semejante indignidad. Coincidimos casi todos: se trata de una acción patética, miserable, asquerosa y todo lo que se quiera decir.

No voy a entrar en reflexiones sobre este comportamiento y sobre qué hay detrás de este tipo de actitudes.

Lo que me interesa, y lo que nos debería de interesar a todos, es que este tipo de acciones no queden sin castigo.

No pido para los hinchas de este equipo holandés que los manden a la misma isla que enviaron al conde de Montecristo. No pido mano dura. Lo que reclamo es que se cumpla la ley. Y si hay un delito de odio racial, que se actúe en consecuencia.

Igual si reciben el castigo que se merecen, otros tarados de los que pueblan las gradas de fútbol haciendo cualquier cosa menos ver fútbol, se lo pensarán dos o tres veces antes de cometer una barbaridad tan cruel como la que vimos el pasado martes en Madrid y, por cierto, también el miércoles en Barcelona de la mano de otra sarta de tarados, en este caso enfundados con la camiseta de su equipo, el Arsenal de Londres.

16
Mar
2016
Crisis interna en Podemos

Podemos y la crisis que supuestamente no existe

Para ser una crisis que supuestamente no existe, Podemos y sus líderes (Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y hasta su defenestración Sergio Pascual) están haciendo una gestión de la no-crisis que es de manual.

Primero. Se niega la existencia del conflicto entre las diferentes corrientes políticas de la formación. Por resumir: ‘pablistas’, ‘errejonistas’ y anticapitalistas, quienes desmienten, todos a la vez, la crisis que supuestamente no existe.

Segundo. Se rechaza que las dimisiones en cascada de Madrid y las crisis en otras comunidades sean fruto de esa crisis que supuestamente no existe

Tercero. Se acusa de la crisis que supuestamente no existe al PSOE, a la presión mediática y en general a las fuerzas del mal del universo, todas ellas aliadas en una campaña feroz contra el pueblo unido en torno a sus nuevos representantes.

Y cuarto, pese a la crisis que supuestamente no existe, se asiste al espectáculo de que el número uno de la formación, Pablo Iglesias, se cargue, a medianoche y con un comunicado de tintes soviéticos, al número tres, Sergio Pascual, y asuma sus funciones para demostrarle al número dos, Íñigo Errejón, quién manda de verdad en la formación.

En fin, que para ser una crisis que supuestamente no existe, parece que se están dando la del pulpo entre ellos. Eso sí, siempre supuestamente.

Para entender más, aquí os dejo un vídeo de eldiario.es que lo explica con claridad.

 

 

13
Mar
2016

Los refugiados sirios no tienen quien les escriba

Cuando escucho despotricar sobre Europa, siempre me acuerdo de la escena sobre el imperio romano de la película La vida de Brian, ésa en la que los rebeldes se preguntan qué les ha dado la civilización romana aparte de las carreteras, los acueductos, el alcantarillado, la irrigación, el vino, la salud, la educación y el orden público…y la respuesta es ¡nada¡

Bueno, pues casi que lo mismo podemos decir en estas últimas cuatro décadas con Europa. No nos ha dado nada…excepto dinero a espuertas para transformar este país de arriba a abajo y un marco de seguridad y convivencia para seguir progresando como sociedad. ¡Casi nada¡

No soy, pues, un antieuropeísta. Y precisamente por eso, asisto como muchos con tanta perplejidad a uno de esos espectáculos que tanto daño le hacen a esa imagen de la Europa del Bienestar y la convivencia que se empezó a construir en la década de los cincuenta del siglo pasado.

Hablo de la crisis de los refugiados y de las respuestas que no son respuesta que ha dado Europa., como esta oferta a Turquía para alejarlos a cambio de dinero y concesiones.

No sé cuál es la solución que se le puede ofrecer. Asumo que no existen las soluciones fáciles y sencillas, que no hay nada que se arregle en un par de tardes con un poco de buena voluntad y otro poco de solidaridad y, por supuesto, que no es lo mismo quejarse desde un sofá que buscar una solución sobre el terreno a un problema que sólo se podría arreglar en su origen.

Pero el que aceptemos la dificultad del empeño no puede ser obstáculo para que reclamemos sensibilidad y humanidad a los gobiernos de la comunidad y a quienes nos representan en Bruselas y en Estrasburgo.

Europa no puede anclarse en una visión administrativa o mercantil de la realidad. Tiene que demostrar alma. Y tener alma es cualquier cosa menos cerrar la puerta con un candado a quienes vienen huyendo de la destrucción y de la muerte segura.

 

 

11
Mar
2016

‘La gran coalición’ de las diputaciones

Al final, ha habido gran coalición. A estas alturas ya lo sabréis. Los que afirmaban que detrás del 20-D iba a destaparse un pacto oculto del PP y el PSOE para que el bipartidismo siga mandando en este país tenían razón. Ha sido como lo de Lampedusa en el Gatopardo, pero en versión ibérica. Cambiemos algo para que todo siga igual.

Así que aquí lo tenéis. Un frente común del PP y del PSOE. Una gran coalición para apuntalar lo que algunos puros e inmaculados que poseen la verdad absoluta le llaman el régimen del 78…¿Van a formar gobierno como en Alemania? ¡No, van a defender la existencia de las diputaciones¡

En fin, permitidme la broma. No deja de resultar curioso que después de declararse técnicamente incompatibles para la gobernanza del país, dirigentes andaluces del PSOE y del PP de las diputaciones hayan llegado a un acuerdo para defender la existencia de estas corporaciones locales.

Lo que dicen es de sentido común, pues no se decide en un par de tardes de negociación nada menos que eliminar unas instituciones, pero también llama la atención lo rápido que han sido capaces de ponerse de acuerdo y lo difícil que lo tienen para llegar a acuerdo en lo demás.

 

 

09
Mar
2016

Podemos y la interminable política pop

No creo que haya que ridiculizar la petición de que el Congreso de los Diputados se llame Congreso de los Diputados…y Diputadas, ni tampoco pienso que haya que ponerse en plan irónico porque en Valencia pongan iconos de mujer en los semáforos, ni por supuesto pienso que haya que hacer un mundo porque Carolina Bescansa se llevara a su bebé al Congreso el primer día de la legislatura, ni me parece que haya que rasgarse las vestiduras porque se quiera vestir a los Reyes Magos como si estuviéramos en un carnaval de raíces étnicas, ni me voy a sorprender porque Pablo Iglesias quiera darse un beso en la boca con el representante de Podemos en Comú para salir en las televisiones.

Ahora bien, unos meses después de su llegada a las instituciones, sí que es lícito preguntarse si formaciones como Podemos van a seguir centrados en esta especie de populismo de última generación, van a seguir dedicándose a buscar sus minutos de gloria o a remarcar que son diferentes a los demás o si, por fin, van a poner el acento en las políticas que sí le interesan a esa gente de la que tanto les gusta hablar.

Es decir, si han venido a hacer política.

No me parece mal que en Podemos quieran parecer diferentes, ni tampoco que entiendan que la política, a estas alturas del siglo, es un espectáculo en el que los gestos cuentan mucho, pero tengo la sensación de que esta política de pensamiento pop de 24 horas al día no puede mantenerse en el tiempo sin que venga acompañado de algo más.

Aunque les moleste, a ellos les van a terminar midiendo por el mismo rasero que a los demás. Y eso significa que, a la hora de examinarles, los ciudadanos van a exigirles lo mismo que a esos demás partidos, esto es, que se dediquen a arreglarles los problemas, no que centren sus esfuerzos en hacer de la política un espectáculo diseñado para salir en las televisiones o para ganar seguidores en las redes sociales.

Al fin y al cabo, a la política se viene a intentar transformarla, no a maquillarla.

09
Mar
2016

Ochenta meses y una instrucción: los ERE falsos

Leed esta información y haced números. La instrucción del caso ERE en Andalucía arrancó en enero de 2011 bajo la responsabilidad de la jueza Mercedes Alaya. Sesenta y dos meses después, su sustituta, María Núñez Bolañospide otros dieciocho meses para completar la instrucción dada su especial complejidad. Es decir, que, en el mejor de los casos, se necesitaran ochenta meses para acabar con la investigación y, en su caso, fijar las fechas del juicio o juicios que correspondan si así se determina.

Ochenta meses dan para mucho. Entre otras cosas, también para que se puedan generar estos dos daños colaterales:

1. La indefensión de algunos acusados, que lícitamente pueden decir que no les parece normal pasarse como mínimo siete años imputados (aunque ahora ya se les llame investigados) por unos hechos supuestamente delictivos.

Y 2. La desconfianza en la justicia de muchos ciudadanos que, también legítimamente, exigen que se aclare cuanto antes un caso que ha abochornado a la Administración andaluza y ha puesto en la picota pública a más de 300 personas entre dirigentes políticos, altos cargos, empresarios y trabajadores supuestamente implicados en esta trama de EREs falsos.

Deberíamos preguntarnos si es normal que las instrucciones de las macrocausas se prolonguen durante tantísimo tiempo o si, por el contrario, estamos asistiendo una vez más al cumplimiento de ese principio que dice que si una justicia es lenta no es justicia.

Yo pienso que es lo primero, pero como esto se ralentice más, va camino de ser lo segundo…o las dos cosas a la vez.

09
Mar
2016

Una infanta en el banquillo

Unas cuantas preguntas sin malicia: ¿No habíamos quedado en que en este país nunca veríamos sentarse a una infanta, a la infanta Cristina, en el banquillo donde se juzga el caso Nóos? ¿No habíamos asegurado, con la rotundidad de quien tiene el Código Penal en la cabeza, que nadie sería capaz de llevar a Doña Cristina de Borbón por los líos de su marido, Iñaki Urdangarin? ¿No habíamos dicho que en este país sólo responden ante la Justicia los que no tienen quien les defienda?
Bueno, pues aquí la tenéis. Una infanta en el banquillo. Con ese rostro mortificado de quien jamás pensó que estaría donde está ahora, con algo más que la honra en cuestión y con un marido que va a pagar más caro de lo que nunca imaginó una ambición tan desmedida como alocada, arriesgada…y seguramente delictiva.

24
Feb
2016

Siete ideas para un pacto ¿de investidura?

1. Primer vistazo al acuerdo Ciudadanos-PSOE para el pacto de investidura. ¿Impresión general? Un buen acuerdo, moderado, de cambio y posibilista. Más pragmático que idealista. Seguramente indignará a los puros que navegan en las aguas más radicales, pero a los templados les gustará.

2. No es tan ‘liquidacionista’ con los cuatro años del PP como pregonaba Pedro Sánchez, pero supone un punto de partida para un cambio potente tanto en el fondo como en la forma. Se nota la mano de los negociadores veteranos del PSOE y que en Ciudadanos han ido a la mayor y han preferido no enrocarse.

3. No veo yo a la militancia socialista rechazando el acuerdo. Podrían querer más, pero recoge el espíritu de lo que reclama el PSOE. Es verdad que la pregunta elegida por la dirección es muy etérea (podían haber preguntado si los militantes quieren que los pajarillos canten por las mañanas y hubieran sido más concretos), pero el documento está en internet para quien quiera leerlo. Léanlo y decidan.

4. Refleja lo que tanto se habla: algunas cesiones para llegar a un acuerdo por el bien común (contrato único por un lado, diputaciones por el otro). ¿No es lo que queríamos casi todos? Que yo sepa: no existen los acuerdos entre distintos que satisfagan al 100% los intereses de unios y de otros. En ese caso, no serían acuerdos, serian imposiciones.

5. El pacto coloca a ambos en el ‘bando’ de los que quieren construir desde el acuerdo frente a los que están en el “o yo o el caos”. O lo que es lo mismo, los sitúa en la centralidad y en el lado de que los que prefieren estar en la parte de las soluciones y no en la de los problemas.

6. Otra cosa es que les sirva, a efectos prácticos, para lograr una mayoría suficiente. Lo veo casi igual de difícil que antes. Es decir, que podríamos estar ante un pacto pro.postureo y poco más. Lo sabremos pronto.

Y 7. Ahora les toca a otros retratarse. Y no vale estar siempre a la contra. La gente quiere acuerdos. Y en ellos siempre hay cesiones. Para maximalismos, sentencias definitivas y declaraciones rotundas, ya tenemos los púlpitos de las televisiones y las tribunas de los mítines.